Concreto Lanzado

Concreto lanzado con refuerzo de malla electrosoldada

El concreto lanzado ayuda a recubrir el talud en ciertos subtramos, cuenta  con un espesor del orden de 6 a 10 centímetros, su uso requiere de una previa colocación de malla electrosoldada con alambres de 3.43 milímetros de diámetro y con una abertura de 10 x 10 centímetros; la malla debe colocarse de arriba hacia abajo conforme el avance del corte.
Lanzado de concreto

La malla se fija al talud mediante anclas cortas de 50 centímetros de longitud y con un diámetro de 13 milímetros, formando una cuadrícula con separación de 2 metros. Para las superficies irregulares, la cuadrícula se puede cerrar para garantizar que la malla quede pegada a la superficie del talud, la malla debe cubrir una superficie de aproximadamente 2 metros hacia adentro, a partir de la línea de ceros del corte.

Para evitar infiltraciones y cambios volumétricos en el interior del corte, se debe recubrir mediante zampeado (previa colocación de la malla metálica).

Este trabajo puede aprovechar el avance en el vaciado del corte, iniciando con el afine y amacize del talud, lo cual permite la colocación de la malla del tipo electrosoldada de 3.43 milímetros de diámetro y con una abertura de 100 x 100 milímetros ( 6-6 , 10-10 ), que se ancla a la pared del corte a partir de los ceros, siguiendo el contorno de la cresta y tendiéndola posteriormente sobre el talud de aguas abajo.

La malla debe sujetarse a la pared del corte, su terminación se realiza hasta el nivel superior de la cuneta, lo cual garantiza que quede lo suficientemente sujeta para posteriormente ser anclada en su parte inferior. Los traslapes de la malla son de 30 centímetros, éstos deben amarrarse con alambre recocido y anclarse debidamente para poder aplicarles el concreto lanzado.

Colocación del concreto lanzado

La superficie donde se lanzará el concreto debe estar debidamente afinada, perfilada y la malla amacizada perfectamente en toda su superficie. Una vez efectuado el amacize y debidamente sujeta la malla al talud, el concreto se lanza, manteniendo una distancia entre la boquilla y la superficie de aproximadamente 1 metro; el lanzado debe realizarse moviendo la boquilla en una serie continua de arcos traslapados circulares o elípticos.

 

Se debe tener cuidado de no dejar huecos atrás de los alambres de la malla, para lograr esto, el ángulo de la boquilla se puede variar, pero en general, debe permanecer perpendicular a la superficie del talud. La resistencia del concreto, a los 28 días,debe de ser de f´c= 200 Kg. /cm2.

En cualquier caso, los materiales utilizados en la elaboración de los morteros y concretos presentados en estos procedimientos, cumplen con las Normas para Construcción e Instalaciones, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Galería