Valla Drenaje superficial

También ofrecemos la ejecución de obras complementarias de drenaje superficial que reducen al mínimo el agua que circula en las autopistas. Esto lo hacemos a través de la captación de la misma agua, lo que permite su rápida salida; entre los proyectos de obras de este tipo se encuentran las cunetas, contra cunetas,  lavaderos y bordillos.

Cunetas y contra cunetas

Son zanjas revestidas de concreto, de diferentes secciones y pendientes, que sirven para recibir y conducir el agua pluvial que escurre por los cortes y las pequeñas áreas adyacentes. En las carreteras se colocan dos, la primera en ambos lados del camino. Cuando las cunetas pasan del corte al terraplén, se prolongan a lo largo del pie del terraplén dejando una berma convencional -entre el pie y el borde de la cuneta- para evitar que se remoje el terraplén, lo cual es causa de asentamientos. La segunda evita que llegue más agua de la que la cuneta pueda encausar.

Las cunetas sólo pueden llevar el agua que escurre por el bombeo del camino y encauzar aquella que proviene de zonas más alejadas y que se dirigen al camino.

Lavaderos o vertedores

Dentro de una autopista, el desfogue de una corriente de agua puede realizarse a través de un lavadero o vertedor, el cual es una cubierta o delantal -de mampostería de concreto o de piedra acomodada- por donde se encauza el agua de los taludes o terraplenes (también utilizado en terrenos muy erosionables), para conducirla a lugares donde la erosión no pueda llegar a afectar el camino.